domingo, 14 de diciembre de 2014

Creo en ti

Morir por su sangre
Por la causa que me condene
Justa o injusta
Libre al fin de mi egoísmo

En el ocaso de sus ojos
Bajo la pálida voz de ese suspiro
Las palabras fueron alas
Lo mortal se hizo evidente

Camine muchos versos para llegar
Descanse en una hamaca de ilusiones
Y aún cuando alzó sus manos
El tiempo jamás volvió

He renacido una vez más
Caminante de canciones
Lector de adversidades
Que me llevan a tu luz.


Publicar un comentario

Lejanía

La tarde se incendiaba El paso del tiempo Dejaba su huella Imborrable Las almas se desataban Sin ningún por qué Aunque se pensaban Se...