sábado, 14 de diciembre de 2013

A la sombra del Ceibo

Caen las flores de aquel Ceibo
con el viento de Diciembre
siempre en busca del sustento
y de enamorar este suelo.

Tiene la flor de nuestra patria
con cien años de su historia
sin poder imaginar tantos matices
sin poder ver cada recuerdo en sus raíces.

Con su resquebrajada corteza
se acerca a hablarme en silencio
con secretos de sus hojas
y misterios de otros tiempos.

Para llegar a la Paz
debes quedarte muy quieto
viendo la vida pasar
siendo parte de la vida.

Para saber lo que es amar
debes de dar en silencio
sin pedir lo que no dan
recibiendo todo el cielo.

Si es que aprendes a observar
no serás distinto al Ceibo
bajo el sol o cada luna
aprenderás de los hechos.

La naturaleza nos enseña
en los árboles y mares
en los cielos con sus aves
que vivir es algo simple
sin lugar a vanidades.


Publicar un comentario

Lejanía

La tarde se incendiaba El paso del tiempo Dejaba su huella Imborrable Las almas se desataban Sin ningún por qué Aunque se pensaban Se...