jueves, 5 de marzo de 2015

A vos

Estábamos tan solos
queriendo ver las aves
emigrar con los deseos
destinos del corazón

Marzo era solo otro mes
pero también el primero
cuando todo desapareció
y fuimos tú y yo

quizás no con sabiduría
esperamos el amanecer
corrimos las cortinas
y vimos el cielo por primera vez

eran los sueños sobre sus plumas
una amalgama formidable
en un abrazo eterno
simplemente nuestro

como si el viento nos escuchara
traducimos los susurros
tras los muros de los años
donde aprendimos a amar

aquí estamos reunidos
en estas cuatro paredes
y parece que sucede
todo en forma natural

las mañana se hacen liras
y las tardes del azar
nos llevan noche tras noche
a lo profundo del mar

para encontrar los tesoros
los recuerdos más preciosos
con tus manos en mis manos
volando siempre a la par.


Publicar un comentario

Lejanía

La tarde se incendiaba El paso del tiempo Dejaba su huella Imborrable Las almas se desataban Sin ningún por qué Aunque se pensaban Se...