lunes, 1 de agosto de 2016

Wine

A la orilla del mar
Tantas veces
Con la ceja levantada
Pensando
Reviviendo pasados

Esa piedra lacerante
No sirve de nada
Tu religión es sonreír
Volver a nacer

Pero son los días
Que se escapan
Sin sentir
Si degustar las fragancias

De otro cualquiera
Que  te despierta el alma
El cuerpo
Y las ganas

Obsecuente del mañana
Distante
Siempre ahí
Paralizada

Y yo aquí
Simplemente con palabras
Con una copa de vino

Morir sin alas.
Publicar un comentario

Lejanía

La tarde se incendiaba El paso del tiempo Dejaba su huella Imborrable Las almas se desataban Sin ningún por qué Aunque se pensaban Se...