miércoles, 16 de julio de 2014

Relaciones azarosas

Cartas sobre la mesa
el tiempo vencido,
sobre un mar de tinta
lloran tus letras

silencios te nombran

recorren tú perfume,
vestido de papel 
cubriéndote el cuerpo

silueta que se dibuja
sobre negras figuras,
soberbias cadencias
resonando entre las olas;

porque la sangre presiento
en mi piel tus memorias,
razón del destino
de los muros que sollozan

tu voz pide clemencia
encerrada en el olvido,
al encender la luz
los sentidos se liberan

tu vida un subterfugio
con verdades de mentira,
con amores sin verdad;
otra vez a barajar.


Publicar un comentario

Lejanía

La tarde se incendiaba El paso del tiempo Dejaba su huella Imborrable Las almas se desataban Sin ningún por qué Aunque se pensaban Se...