jueves, 5 de diciembre de 2013

Charlemos

Extiendes tu pensamiento
como un señor soberano
refugiándote del tiempo
que tomabas de la mano

Nada existe sin continuidad
no puedes dejar el todo
somos cerdas de un pincel
que cualquier lienzo ha de arruinar
si no vamos codo a codo.

Por menores  han de venir
por mayores debemos comprar
de risas y de alegrías
que en los días deben sobrar.

Cuando el cielo se oscurezca
y en tu alma brille un temor
no permitas que una lágrima
forme un mar en tu interior.

Si las cosas no andan bien
para mejor deberás desembarcar
procurando que ese barco
sea libre al navegar.

Son cuestiones de ambos dos
no debemos de olvidar
que feliz se siente uno
cuando recibe felicidad.


Publicar un comentario

Lejanía

La tarde se incendiaba El paso del tiempo Dejaba su huella Imborrable Las almas se desataban Sin ningún por qué Aunque se pensaban Se...