sábado, 14 de diciembre de 2013

Morir de amor

Como a las cinco de la tarde
encuentro sin vos soledades
persiguiendo mi paciencia bajo el sol
hallándote en cada nota musical.

Cómo extrañar lo que no me pertenece
pretenderte siempre ha sido mi defecto
incluso desde aún antes de conocerte
deambulabas por mi mente desequilibrándome.

La conciencia de este sentimiento
tan profundamente instalado en mí
provocando la desinhibición de cada célula
estoy seguro sería capaz de aniquilarme.

Certeramente es posible morir de amor
casi son las siete de la tarde; no estás
un vacio inexorable se apodera de mí ser
mientras poco a poco voy dejando de existir.


Publicar un comentario

Lejanía

La tarde se incendiaba El paso del tiempo Dejaba su huella Imborrable Las almas se desataban Sin ningún por qué Aunque se pensaban Se...