jueves, 20 de marzo de 2014

Memoria

Primeros días de otoño
mi voz, su tono tenor
el amarillento amanecer
teñido de rojo carmín.

por qué…?
ataban mis palabras
con cadenas de sus miedos,
procuro la libertad
que no sea esclavo mi pueblo.

El sol en lo alto
escondía la luna,
protegía mis sueños,
iluminando los gritos.

Los días luchaban
las horas resistían
lo minutos temblaban
y a cada segundo desaparecían.

Ellos, presentían su primavera
el florecer de su aliento,
cuando aquel mandato cruel
los obligo a morir en invierno.

Por años lloro la Patria
el devenir de lo obsceno;
y en la tormenta más oscura
hizo presencia aquel trueno.

30 de octubre de 1983
la voz que rompió el silencio,
olas de gente en las calles,
llantos de felicidad
inundando nuestro suelo.

Suspiro entonces y pienso
la historia tiene palabra
y memoria de los hechos
juremos juntos, jamás
se repita aquel infierno.


Publicar un comentario

Lejanía

La tarde se incendiaba El paso del tiempo Dejaba su huella Imborrable Las almas se desataban Sin ningún por qué Aunque se pensaban Se...