lunes, 3 de marzo de 2014

Prohibido parar

Manos ambiguas
que esgrimen palabras
armas de hielo
marchan, marchan.

Pueden ver te
entre líneas
arrancarte del pecho
el anhelo, profundo.

Quisiera escucharte
en  mis miedos
la lucha presente
por preservarte.

Palabras, justicia
que imploran las manos
sin ataduras
creo en mí.

Es eco mi alma
por el viento Sur
respaldo flagrante
impulsiva tempestad.


Publicar un comentario

Lejanía

La tarde se incendiaba El paso del tiempo Dejaba su huella Imborrable Las almas se desataban Sin ningún por qué Aunque se pensaban Se...