lunes, 4 de agosto de 2014

El amor después del abandono

Son las siete de la tarde
casi no te recuerdo
sentí  casi a las 5
sensaciones de vos

cuando desperté
solo pensaba en tu rostro
una imagen inmóvil
persiguiéndome

camine tres horas
lleve los recados de la oficina
bebí el mismo café de las 11
y me despedí de Don Juan

fetuccinis al dente
siempre guerras en la tv
el  vecino con sus perros
un vaso con agua
para deglutir tus desprecios

cuando Joel, mi hijo menor
pregunto por vos
cerca de las 4 de la tarde
por fin pude olvidarme

en sus lágrimas
pude ahogar mi melancolía
y susurrándonos te quiero
nos abrazamos

cuán sabio puede ser un niño
entre sus brazos pequeños
sostuvo toda mi angustia
diciendo papi te quiero.






Publicar un comentario

Lejanía

La tarde se incendiaba El paso del tiempo Dejaba su huella Imborrable Las almas se desataban Sin ningún por qué Aunque se pensaban Se...