miércoles, 27 de agosto de 2014

Llueven guerras en mi habitación

Veo las noticias en la televisión
ciegos humanos de Israel y Palestina
atraviesan mis ojos la pantalla
despierto
la lluvia cae sobre chapas de zinc
cuando la piel se eriza en mi cuerpo
inmóvil permanezco cubierto de pánico
de oscuridad e incertidumbre
cada gota se transforma en un bala
cada trueno es un misil m-75
una bomba de dardos
respiraciones entrecortadas
muere una persona a mi lado
otra entre mis brazos
el caos me abraza fuertemente
lágrimas de sangre inundan la  habitación
canta una madre
hijo que se escurre entre las manos
la habitación se ilumina
entre corridas y muros
frágiles  refugios de Fe
se abren ante la luz
casi puedo oir el silencio
la lluvia escurre la sangre por las alcantarillas
los cuerpos precipitan en su resguardo final
sólo ese canto mantiene viva la esperanza
desaparece el temor
y aparece tu mano
y la mía
ayudándolos
para que la lluvia sea lluvia
y los truenos sean truenos
una vez más.


Publicar un comentario

Lejanía

La tarde se incendiaba El paso del tiempo Dejaba su huella Imborrable Las almas se desataban Sin ningún por qué Aunque se pensaban Se...