martes, 26 de agosto de 2014

Sobrevivientes de la vereda de enfrente

En una noche sin estrellas
la frustración aparece
ante la incapacidad del brillo
propio de un alma que solo espera

de esperar que los hechos se sucedan
opaca por la autocensura de un día gris,
cambiamos tanto que perdemos perspectiva
y sobre la otra vereda permanecemos inmóviles

cuando me vi pasar casi no pude reconocerme
el modo de caminar, los colores
y esa mirada vacía de sueños, de vida
con el manual entre las manos

así pasamos…NO!, así dejamos pasar los días
inmóviles inmersos en la dinámica que nos rodea
suspirando por sueños de otros portadores
ansiosos de un puñado de suerte clandestino

la magia por si misma ha dejado de existir
pues no obtiene un cometido
quien no conjura formulas exóticas
e intenta ritos en la oscuridad de una caverna

para quien explora sus límites
para quien se pretende más fuerte que sí mismo
para cada uno que tenga un tímido brillo en sus pupilas
solo para ellos la magia será hecho entre sus manos

 pronto no sabremos de territorios
una sola colonia puede sobrevivir esta guerra
alzaran las manos y sabrán de su victoria
porque ellos serán felices del otro lado del muro. 


Publicar un comentario

Lejanía

La tarde se incendiaba El paso del tiempo Dejaba su huella Imborrable Las almas se desataban Sin ningún por qué Aunque se pensaban Se...