lunes, 18 de agosto de 2014

Viento, aromas, recuerdo azul de primavera.

Cuando tu palacio se esfuma  entre las flores
cuántas mariposas puede traer la primavera
y tus ojos tras el sol llamando girasoles
que voltean a mirarte cada amanecer

cuando el viento invoca tu presencia
las aves me persiguen susurrándome
tu nombre que entrelaza los caminos
que me llevan a encontrarte.

Cada mañana yo te nombro
grito a las nubes pidiendo por ti
que regreses, que sobrevivas
un días más entre mis brazos

porque  el sol ya no ilumina los jardines
los tulipanes no perfuman los retratos
colgados por toda la habitación
a oscuras entre paredes rosa pastel

es que ya me cuesta tanto recordarte
entre el desvarió de pensar que no existías
siempre a las once de la noche
recostado con un ramos de fresias entre las manos
y su aroma, su inconfundible aroma
es que vuelvo a recordarte, a sentirte en este cuarto.


Publicar un comentario

Lejanía

La tarde se incendiaba El paso del tiempo Dejaba su huella Imborrable Las almas se desataban Sin ningún por qué Aunque se pensaban Se...