martes, 8 de octubre de 2013

Persistencia

Allí te encontrabas
silenciosa entre mi vida
cercana, intocable
en guerra con mis palabras.

Cuando encontré la puerta
di un paso en tu alma
inundándome de luz
encontré mi calma, la paz.

Caminé un mundo diferente
sin ambición en la mirada
hasta llegar frente a ti
solo pude enamorarme.

Hoy sostengo aquí tu mano
y en tus manos el amor
un corazón que susurra
ven aquí, duerme conmigo.


Publicar un comentario

Lejanía

La tarde se incendiaba El paso del tiempo Dejaba su huella Imborrable Las almas se desataban Sin ningún por qué Aunque se pensaban Se...