domingo, 27 de octubre de 2013

Sueña conmigo

Cuando son las cinco de la tarde
recuerdo tu nombre en el espejo
el olor a jazmín de tu cintura
la suave sonrisa que flota en Abril.

Cerca de las once de la noche
me abrazo fuerte a la angustia
estas oculta de mis labios
presente entre todos mis deseos.

Pero siempre cuando duermo
te despiertas a mi lado
sonríes y me recorres con tus manos
somos la mística de un atardecer.

Inevitable lágrima del amanecer
cuando despierto y ya no estas
te resguardas del amor
siempre temiendo al fracaso.

Eternos amantes del viento
de la magia entre las olas
de los límites del tiempo
cada noche entre los sueños.



Publicar un comentario

Lejanía

La tarde se incendiaba El paso del tiempo Dejaba su huella Imborrable Las almas se desataban Sin ningún por qué Aunque se pensaban Se...