martes, 21 de enero de 2014

Para saber


Ando buscando el silencio
ese que trae enseñanza…

En un rincón de tus ojos
oigo el rumor de un lamento
las heridas de un misterio
que te indican el averno.

Viciados del humo sombrío
los suspiros del mundo
llenan tu cuerpo vacio
te despiertan y contemplan.

Ciudad que  habla sin letras
sus calles más de un destino
sed de tus pasos al alba
y tú que andas en vilo.

Despierta tu hambre del tiempo
escucha los vientos del barrio
los colores del gentío
libérate de tus vicios.

En las voces de los muros
en las esquinas del cielo
se encuentra todo el saber
esperando clames por él.



Publicar un comentario

Lejanía

La tarde se incendiaba El paso del tiempo Dejaba su huella Imborrable Las almas se desataban Sin ningún por qué Aunque se pensaban Se...