viernes, 3 de enero de 2014

Muñeca de papel

Cada madrugada de Octubre
me encontraste bajo tu ventana
me hablaste de las estrellas
me viste fijamente a los ojos.

Y también comencé a hablarte
a contarte de mí historia
cuando el sol nos encontraba
transformando nuestro ser.

Las personas jamás escuchan
tú solo la forma tenías
pero tu sonrisa dibujada
encerraba toda una mística.

Cada amanecer todo cambiaba
pues toda tu piel me envolvía
transformaba mi perspectiva
volviéndote de carne frente a mí.

Así pasamos cien vidas
intercambiando nuestros roles
mi cuerpo completamente vacío
sosteniendo tu corazón de papel.


Publicar un comentario

Lejanía

La tarde se incendiaba El paso del tiempo Dejaba su huella Imborrable Las almas se desataban Sin ningún por qué Aunque se pensaban Se...