martes, 10 de septiembre de 2013

Como te extraño tristeza

Me devoró la conciencia
ahogándome entre sus muros,
fue inundándome de luz;
necesitó de mis lagrimas

No atravesaré el inferno 
para encontrar el paraíso; 
Dante caminó un espejismo,
tropezando con ojos vacíos.

Era capaz de invocar titanes
derramar un misterio helado;
por la colina de estos labios,
mientras el mundo temblaba.

Como la  furia del cielo,
murió, lejos, de madrugada;
suelo buscarla en el sol,
ya no la siento, te extraño.





Publicar un comentario

Lejanía

La tarde se incendiaba El paso del tiempo Dejaba su huella Imborrable Las almas se desataban Sin ningún por qué Aunque se pensaban Se...