viernes, 27 de septiembre de 2013

Enfermo de vida

A veces simplemente caigo
en las injurias de mi ánimo
dolores  de otro cuerpo
una patología que no existe
me transporta a otro espíritu.

Olvidarme un segundo de este cuerpo
la dosis necesaria de tiempo
una cura sin proyección, yo
y mis ganas de renacer día tras día.

A través de mi alma eternamente
resguardando los días
la descendencia; el remedio
la vida una enfermedad incurable.


No hay comentarios:

Lejanía

La tarde se incendiaba El paso del tiempo Dejaba su huella Imborrable Las almas se desataban Sin ningún por qué Aunque se pensaban Se...