domingo, 22 de septiembre de 2013

Virus

Presiento que existen
invisibles hilos;
me recorren,
me unen al ordenador.

Alguien prefiere decir,
es una adicción;
investigo mi salud
un virus informático.

Desde la pantalla a mi mente
penetrando en mi sistema;
los anticuerpos absortos
hacen un nuevo amigo. 

Al cambiar mi realidad
debería de aceptarme;
yo soy el virus
que invadió sus vidas.

Repliqué al infinito
propagando la infección;
incremento de temperatura
que libera la pasión.

Parecías rendida
incendiando cada célula
siempre fuiste la vacuna
que curó mi enfermedad.






No hay comentarios:

Lejanía

La tarde se incendiaba El paso del tiempo Dejaba su huella Imborrable Las almas se desataban Sin ningún por qué Aunque se pensaban Se...