sábado, 21 de septiembre de 2013

Heredero del exilio

Irrevocable conjuro
una mística mortuoria;
de palabras profanas
el llamado de la muerte,
en mi mente
sin tener que pronunciarlas.

Temía sostener la mirada
no viviría más de un mes;
mudo entonces para siempre
claustrofóbica presencia,
en los muros de mi alma.

A través de mi ventana
vivo la vida de Laura;
me acompaña sin saberlo
ella canta en el silencio
yo la observó en mi balcón.

No puedo más que amarla
sin tener que pretenderla;
de mi vida este es mi karma
admirando su existencia,
sin jamás poder nombrarla.

El destino de un linaje
una herencia aterradora;
contaminante soledad
intoxicada por la magia,
de mis cobardes ancestros.

Un asunto tan precario
por los juegos de ese niño;
un golpe desafortunado,
este premio de castigo
maldición de los herejes.

Cuando esa anciana murió
mi esperanza
murió en su puerta;
ante el miedo de legar
a cualquier hijo esta asesina.

El olvido de mi cuerpo
en estas torres de cristal,
ha bendecido la tierra;
evitando maldiciones
que pudiera pronunciar.




Publicar un comentario

Lejanía

La tarde se incendiaba El paso del tiempo Dejaba su huella Imborrable Las almas se desataban Sin ningún por qué Aunque se pensaban Se...