lunes, 23 de septiembre de 2013

Lágrimas de Arlequin

Bromeando en el pueblo
saltando, riendo;
divertidos asuntos
hacen  ameno el recreo.

De noche miserias
que gritan al viento;
reprochan la burla
al día volviendo.

En las fiestas prisioneros
una historia alucinada;
es que no viven su vida
ella los vive encantada.

Lores muy gordos,
de prejuicios sin velo;
recubiertos de riquezas
mendigan su presencia.

Quien no conoce la risa
no conoce la riqueza;
quien se burla del bufón
no conoce la nobleza.

De triste en triste las noches
de quien ríe a carcajadas
de quien provoca la risa
de sus vidas desdichadas.


Publicar un comentario

Lejanía

La tarde se incendiaba El paso del tiempo Dejaba su huella Imborrable Las almas se desataban Sin ningún por qué Aunque se pensaban Se...