lunes, 23 de septiembre de 2013

Lágrimas de Arlequin

Bromeando en el pueblo
saltando, riendo;
divertidos asuntos
hacen  ameno el recreo.

De noche miserias
que gritan al viento;
reprochan la burla
al día volviendo.

En las fiestas prisioneros
una historia alucinada;
es que no viven su vida
ella los vive encantada.

Lores muy gordos,
de prejuicios sin velo;
recubiertos de riquezas
mendigan su presencia.

Quien no conoce la risa
no conoce la riqueza;
quien se burla del bufón
no conoce la nobleza.

De triste en triste las noches
de quien ríe a carcajadas
de quien provoca la risa
de sus vidas desdichadas.


No hay comentarios:

Lejanía

La tarde se incendiaba El paso del tiempo Dejaba su huella Imborrable Las almas se desataban Sin ningún por qué Aunque se pensaban Se...