viernes, 13 de septiembre de 2013

Tinta azul bajo mis pies


Recibí elogios perturbados,
engañados por mis manos
que predicen su intención;
en las místicas de los versos
iluminé su vida de pasiones
les regalé, cruel realidad. 

Se desvanecen las letras
extirpando de mi pluma, el don;
el sentido cronológico del día,
los paisajes de la luna, se pierde;
las ideas se elevan y no vuelven,
me ciego y retraso cada mañana,
despierto en mi sueño, y despierto.

Me confundo entre las sábanas, 
investigo el sol que me golpea
y recorro la habitación sin muros,
floto entre las líneas de un poema, 
este poema; inexplicable, puedo;
vivo en la piel su lírica, la tinta,
cada estrofa un pilar; que intenso.

Que basto el universo de papel
bajos mis pies, húmedo suelo azul;
existo, pienso, por primera vez;
el hogar de mi alma bajo el título
emblemático estandarte de mi ser;
debo continuar el camino, sin pausa,
no un punto, mejor tres suspensivos.



Publicar un comentario

Lejanía

La tarde se incendiaba El paso del tiempo Dejaba su huella Imborrable Las almas se desataban Sin ningún por qué Aunque se pensaban Se...