miércoles, 11 de septiembre de 2013

Cuando el valor desapareció

Una dama, sola, en compañía,
 delicada, frágil mano de cristal;
creció tocando mi puerta,
lleva la vida en un sobre.

Cuenta en mi oído batallas,
dolor del alma reunidos;
y un vacío color angustia,
cuando los pasos se alejaban.

Alimenten su amor en mi mesa,
cuidaré ese regalo olvidado;
Gabriel perseguirá las huellas
susurrando el martirio en su voz.

Descansen del olvido aquí,
aguarden al día de su reunión;
cuando el sol abra los ojos,
su corazón, ya serán dos.


Publicar un comentario

Lejanía

La tarde se incendiaba El paso del tiempo Dejaba su huella Imborrable Las almas se desataban Sin ningún por qué Aunque se pensaban Se...