domingo, 29 de septiembre de 2013

Lluvia

A veces la lluvia duele
los viernes por la tarde,
cuando camino por la calle
y tu ausencia me acompaña.

Duele un poco menos abril
cuando el sol ya no te nombra
y tu presencia regresa al barrio
de la mano del otoño.

Nunca duele en primavera;
 renacemos con cada flor
y la lluvia se hace amiga
de todos los caminantes.


Publicar un comentario

Lejanía

La tarde se incendiaba El paso del tiempo Dejaba su huella Imborrable Las almas se desataban Sin ningún por qué Aunque se pensaban Se...