miércoles, 18 de septiembre de 2013

No abandones

Se detuvo el tiempo
me encontré solo
a lo mejor acompañado
distante del mundo, reciclado.

Divise un ambiente oscuro
ni un sonido en la penumbra
una nota de tus manos
un adiós en mi memoria

Los niños duermen, ignoran
el adiós parece lanza
la verdad desgarradora
de una madre que no ama.

Quizás no era tu vida
ni tu mitad complementaria
quizás pedirte perdón;
es muy tarde, ya te extrañan.

El vació de tu amor
en mis manos un dolor
la explicación que no cuadra
la justificación que no sana.

Crecen, juega, ríen, lloran
siento el dolor en sus lágrimas
abandonar a los hijos
es maldecir la esperanza.

Yo no pido que regreses
no es el fin de mis palabras
solo pido por tus hijos
aparezcas en su almohada.

No puede medirse el dolor
los niños; su madre aclaman,
necesitan de tus mimos
solo así su herida sana.

Publicar un comentario

Lejanía

La tarde se incendiaba El paso del tiempo Dejaba su huella Imborrable Las almas se desataban Sin ningún por qué Aunque se pensaban Se...