miércoles, 11 de septiembre de 2013

Consumida por la moda

El vestido dibujaba su figura,
podía resaltar hasta su aura,
y deslizando sobre su piel;
el sufrimiento allí presente.

Una belleza tan profunda
ojos brillantes, de esmeralda;
un dolor laserante, oscuro,
cayendo lento por el abismo.

Una vida de flashes ciegos,
alfombras insensibles, pálidas,
y los género adheridos, se iban,
doliendo al interior de los huesos.

Esclava siempre del círculo,
repitiendo los días, muriendo;
sin vida propia, ni sueños,
sobreviviendo en la pasarela.




Publicar un comentario

Lejanía

La tarde se incendiaba El paso del tiempo Dejaba su huella Imborrable Las almas se desataban Sin ningún por qué Aunque se pensaban Se...